Mónica Parés, portavoz del Grupo municipal del PPC
Mónica Parés, portavoz del Grupo municipal del PPC

Llevamos meses de confinamiento por una pandemia mundial, con sus consecuencias en la salud pero también en la vida del país, con restricciones y cierres en sectores como la hostelería, centros de estética, cultura, ocio, deportes que consideramos abusivos, injustificados y a los que debemos dejar abrir siempre bajo control y con las medidas e inversiones que ya hicieron en sus establecimientos para adaptarse a la nueva situación.

Estos colectivos asumieron que tenían que cambiar pero hay otros que siguen igual como la Generalitat de Catalunya con su incompetencia en la primera ola y que vuelven a demostrar ahora.

Y en esta vorágine de cifras y medidas es donde el Govern con la complicidad del Gobierno de España o a la inversa en otras ocasiones vuelven a atacar ese bien tan ansiado como es la libertad. Porque una cosa es restringir movimientos para evitar la propagación de un virus y otra coartar la libertad de los empresarios y ahora también, de la educación.

Pues no quería yo desviar la atención de un artículo que nace como opinión local a cuestiones de país pero la situación actual lo requiere.

Por ello, desde el Partido Popular volvemos a decir que apoyaremos las políticas locales a favor de los colectivos que más están sufriendo las medidas restrictivas pero también pedimos al Gobierno Municipal que se posicione ante la Ley Celaá que coarta otras libertades: la de los padres a elegir centro para sus hijos, a los que eligen la escuela especial, a la escuela concertada y a aquellos que creen que el español debe seguir siendo defendido en las aulas.

Porque sabemos que la libertad es un valor ansiado en estos tiempos y necesitamos ahora, más que nunca, dejar apartadas diferencias ideológicas y luchar por ser libres y plurales a nivel individual y de ciudad.