La Escuela Joan Salamero, una de las más antiguas de la ciudad, ha estado en riesgo de cerrar. La alcaldesa, trabajando de la mano con las familias, los profesionales, y los defensores de la escuela pública, ha liderado la lucha para evitarlo.

Las familias que forman parte de la comunidad educativa del Salamero han sido un pilar fundamental en esta resistencia. Han levantado sus voces para defender un espacio que no solo proporciona educación de calidad, sino que también se ha convertido en un punto de encuentro comunitario.

Los profesionales del centro, docentes, administrativos y personal de apoyo han unido fuerzas también para destacar los logros y contribuciones del Salamero a lo largo de los años. Porque cerrar sus puertas sería un golpe no solo a la educación, sino a la identidad misma de la comunidad.

El Salamero no se cierra, ha sido el grito unánime en Gavà de toda la comunidad educativa, y la alcaldesa así se lo hizo saber a los servicios territoriales de Educación de la Generalitat de Catalunya. Desde el Ayuntamiento se ha estado trabajando estrechamente con las familias afectadas, escuchando sus preocupaciones y buscando soluciones para que la escuela siga abierta.

Los defensores de la escuela pública hemos luchado conjuntamente para mantener viva la educación pública en Gavà. Las familias y los profesionales del centro, la alcaldesa, toda la comunidad educativa de Gavà unida en un único grito: ¡El Salamero no se cierra!