Presentación del tráiler de Fils trencats

Este sábado, 30 de enero, a las 19 horas, tendrá lugar la presentación del tráiler de “Fils trencats”, un corto rodado en parte en Gavà. El acto será en formato online y en él se podrán conocer algunos detalles sobre el film y el proyecto social que lo acompaña

“Fils trencats” está dirigido por Josep Oller, director y guionista diplomado en la escuela Bande à Part de Barcelona. Uno de sus trabajos, “La Jeunesse de Alicia”, compitió el año pasado en la sección oficial de cortometrajes del Sitges-Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña. La productora que está detrás del corto es Films en Off, pero también financia el cortometraje la empresa de comida para mascotas Dingonatura , que ha creído desde el principio en este proyecto de cara a los suyos hasta sociales, y han aportado una parte importante del dinero que costa el corto, que tiene un presupuesto muy elevado”. El corto también cuenta con una subvención del Instituto Catalán de las Empresas Culturales (ICEC) de la Generalitat de Cataluña.

La idea original de este proyecto es del gavanense Paco Camarasa, y pretende dar visibilidad al problema de la soledad de la gente mayor, así como el de la violencia de género o intrafamiliar que a menudo sufren. Se trata, pues, de un “proyecto social” que ha cogido forma de cortometraje porque “pensábamos que era la mejor manera de darle a este mensaje social uno enfoque mucho más potente de cara a la sociedad, puesto que las cosas que se ven generan más impacto”.

Camarasa, que es también productor ejecutivo de cortometraje, ha querido combinar este mensaje social con otro, que es el de “la tenencia responsable de animales, puesto que en este caso los perros pueden revertir los efectos de la soledad no deseada en las personas mayores”. Es verdad que “no todos los perros son apropiados, según su carácter, pero con el corto queremos explicar que una anciano acompañado de un perro es más fuerte, el perro le aporta libertad y motivación para continuar viviendo”.

Esta visibilidad social del cortometraje está apoyada por la asociación Huellas compartidas, que colabora activamente en la producción de la película con uno de los dos perros protagonistas, el Haru, que “era un perro abandonado y que actualmente trabaja con gente mayor y niños porque ha sido entrenado y educado como perro de terapia”. El otro perro, por cierto, es Kendra, que es la perra de Paco.

Hay todavía un tercer mensaje social implícito en el corto, que “el de las mujeres migradas, extracomunitarias mayoritariamente, que llegan a los nuestro país y que a menudo acaban haciendo tareas de cuidado de la gente mayor”.