Joan Martínez, Síndic Municipal de Greuges de Gavà

Miramos hacia arriba y vemos ese sol radiante que nos deslumbra, da calor y según dicen es la fuente de la vida, y supongo que sí, pero hay que acompañarlo con nubes, viento, truenos , relámpagos y otros fenómenos naturales para que la vida sea completa, sobre todo aquello que produzca agua.

Porqué sin ‘’AGUA’’ si que no hay vida. Tiene que llover, para alimentar la tierra que nos de sus productos, para limpiar los espacios, cloacas, rieras, alimentar ríos, y como no, para que podamos beber, lavarnos y mantener una buena higiene.

¿Y SI NO LLUEVE QUE?, están diciendo que el cambio climático nos esta llevando a una sequía larga y agónica, por lo que pasa parece ya esta muy cerca.

Las soluciones tienen que ser ya rápidas. Una solución que se esta dando es que se pague más cara el agua sobre todo en los entornos más poblados. Ya se que cuando nos duele el bolsillo, nos damos más cuenta de las cosas, y a lo mejor les hacemos caso y empezamos a no desperdiciar agua , esa cosa tan preciosa y apreciada que nos da la vida.

Pero podemos chocar con la economía de las grandes empresas y parece una controversia, si ahorramos agua ellos ganan menos dinero y nos subirán más los precios. Qué dilema, si no ahorramos nos quedamos sin agua.

Un bien natural, social , de todos ,tiene que tener un precio, lo hemos convertido en un producto de cambio. Una cosa es pagar el mantenimiento, el servicio, incluso las ganancias, pero estamos pagando por vivir, por garantizar la vida.

Considero que hay que buscar otras soluciones, aunque obligue a tener mas conciencia del abuso que estamos haciendo de la naturaleza, a administrarla correctamente para evitar perdidas, aprovecharla, y si eso cuesta dinero habrá que pagarlo.

A lo mejor si llueve a menudo, y si hay tormentas que nos despeje la cabeza y rebaje presiones, podemos pensar en reformar el sistema, por si esto va para rato.

Esperemos que llueva, que podamos oler el aroma de la tierra mojada, de los bosques, de los campos, de los jardines, el olor de la vida.

Cualquier gota de agua vale oro no la desperdiciemos, no para que no nos la cobren, debemos hacerlo por convencimiento.