VOX Gavà critica a la Generalitat por su nefasta gestión del agua
Marc Cívico. portavoz de Vox Gavà

VOX Gavà expuso este jueves ante el Pleno Municipal su “preocupación por las consecuencias que la mala gestión de la situación de sequía, por parte de la Generalitat de Catalunya, conlleva para la población”. Fue durante el debate de la declaración política presentada por PSC y ECP y en la cual VOX se abstuvo

El portavoz del grupo municipal, Marc Cívico, aseguró que “la falta de agua que sufrimos no se debe al cambio climático si no más bien a las desastrosas políticas del agua ejecutadas por el Govern, puesto que debería haber hecho un uso más profesional de la ACA i de Aigües Ter Llobregat”.

Para Cívico “es fundamental que se ejecute el presupuesto de la ACA, que entre 2017 y 2022, fue de menos del 50 %, y en 2023 del 22 %, para tomar medidas y construir desalinizadoras, recuperar y construir más pozos, invertir en depuradoras, construir y rehabilitar embalses, y reparar y conservar las tuberías públicas que provocan fugas de agua”, ya que, a su juicio, “España tiene agua suficiente para cubrir las necesidades de los españoles si no se hiciera una deficiente gestión de los recursos naturales” y por ello apuesta por “la interconexión de cuencas y los trasvases para que el agua llegue a los lugares  más secos”.

VOX Gavà asegura que “los sucesivos impedimentos por parte de la Generalitat y los gobiernos nacionales a la creación de un Plan Nacional del Agua resultan insoportables para nuestros regantes, agricultores, ganaderos y para toda la economía” y por ello creen que “si no queremos depender del exterior, si realmente creemos en el comercio local y en el producto nacional, hemos de proteger a nuestros agricultores y ello pasa por defender el trasvase, que resulta vital en términos de seguridad y soberanía alimentaria”.

La formación defiende que “no se apliquen cortes de agua indiscriminados y que no se sancione a vecinos” porque si bien están de acuerdo en “limitar el consumo a todo el mundo”  no quieren que “se suspenda completamente el consumo, ni tan poco suspender las actividades turísticas por el daño que sufriría nuestra economía”.