Parada Cárnicas Francisco Chaves. Foto archivo

Cárnicas Francisco Chaves es otra de las paradas de MercaGavà que puso en marcha el servicio a domicilio cuando se decretó el estado de alerta, hace más de un mes. El propietario de la misma explica que “nos está funcionando regular. Lleva mucho trabajo recoger pedidos y luego hacer la entrega a las casas que acostumbran a estar muy alejadas unas de otras”. Francisco Chaves asegura que desde que empezó el confinamiento “estamos teniendo un 30% menos de ventas”.

El pedido a domicilio se puede realizar de lunes a sábado llamando al teléfono de la parada 93 662 91 53 y en 24 horas llega al domicilio el encargo. El servicio es gratuito con una compra mínimo de 30 euros.

El tipo de producto que ofrece este comercio de MercaGavà es carne de cordero, cabrito, ternera, cerdo…”Se sigue vendiendo todo bien, pero hemos observado un incremento del consumo de carne picada, hamburguesas y salchichas. La situación que estamos pasando y la incertidumbre del futuro hace que las personas se decanten por productos más económicos y el solomillo o entrecot, por ejemplo, tienen peor salida”.

La clientela del servicio a domicilio de Cárnicas Francisco Chaves “es la de siempre y abarca todo tipo de personas desde jóvenes, a personas mayores, familias con hijos, etc)”.

Francisco Chaves, además de esta parada en MercaGavà, cuenta con un almacén frigorífico en Viladecans desde el que se suministra género tanto a su parada como a restaurantes, colegios, gimnasios, etc. El cierre de esas actividades y la consiguiente falta de encargos ha provocado “que hayamos tenido que presentar un ERE que afecta a 7 personas del almacén que ahora están en paro. Una vez que pase esta situación se reincorporarán a su puesto de trabajo”, explica. Chaves cree “que pasaremos un año viviendo una situación muy difícil.”